Lunes, 11 de diciembre de 2017

Purpura Trombocitopenica
Por: Dra. Maribel García

El otro día llegó a la sala de emergencia de hospital donde trabajo un chico de 5 años acompañado de su madre, la maestra y un técnico del departamento de la familia. Su mamá lo dejó en la mañana en el Head Start sano y por la tarde estaba lleno de moretones. El examen físico era normal con excepción de las marcas en la piel. Su mamá pensó que le habían dado una golpiza aun cuando el niño y su maestra decían que no. La prueba de sangre reflejó un conteo de plaquetas de 1,000 (lo normal es mayor de 140,000). La razón: púrpura trombocitopénica.

Mejor conocida como por sus siglas en ingles ITP, es un desorden del sistema inmunológico donde el cuerpo desarrolla equivocadamente defensas en contra de las plaquetas. Las plaquetas son el componente de la sangre que se encarga de evitar el sangrado sobretodo en el área de la mucosa. Se dice trombocitopenia cuando la persona presenta reducción en la cantidad de plaquetas. Según sea el grado de severidad de la trombocitopenia, así serán las manifestaciones de sangrado especialmente moretones en el cuerpo y sangrado por las mucosas del cuerpo (por ejemplo: encías, nariz).

Esta enfermedad afecta tanto a niños como adultos. Se le llama ITP agudo cuando el periodo de trombocitopenia es de seis meses o menos. Y, nos referimos a ITP crónico cuando dura más de 6 meses aunque en algunos escritos se considera crónico luego de un año con la condición.

Las características de la enfermedad son distintas en los niños y adultos. Por lo general el ITP en niños es agudo. Ocurre luego de un proceso viral y alrededor de 80% de los pacientes presentan resolución espontánea en un periodo de 6 a 12 meses. En cambio, en los adultos el ITP es en la mayoría de los casos del tipo crónico y se desarrolla sutilmente.

Quiero enfatizar que es sumamente importante establecer el diagnóstico correcto antes de comenzar tratamiento. Es necesario repasar el historial y hacer un examen físico detallado. Se debe analizar el extendido periférico para asegurarse que no estamos ante un caso de leucemia aguda u otra enfermedad que también puede presentar con plaquetas bajas. Sobretodo hay que tener esto claro antes de usar prednisona o alguno de sus derivados cuando el paciente es niño. La Inmunoglobulina y los esteroídes son de los tratamientos más utilizados. Hoy día también están en desarrollo nuevas drogas que estimulan la formación de plaquetas al nivel de la médula ósea.

Envíanos tu pregunta


captcha